jueves, mayo 01, 2025

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

lunes, febrero 08, 2016

Contigo...


Vamos a rentar un departamento sencillo, trabajar día con día, dedicarnos a querernos y alternar para apagar la luz por las noches aunque tú siempre estés más cerca.

Vamos a darnos la espalda en la madrugada, buscarnos cuando calculemos que ya va a amanecer para abrazarnos y despertar pegados. 

Vamos a hacer el súper y comer sano y adivinar el postre que uno que otro día se nos antoje a cada uno. 

Vamos a hacer un libro para escribir todo lo que nos pasamos platicando en las tardes con lluvia aunque no lo lea nadie más que tú y yo. 

Vamos a quitarnos la ropa y dejarla por todos lados y mordernos por todos lados y descubrir que los dos sonreímos en medio de un beso.

Vamos a poner música de esa que se escuche viendo hacia el techo, mientras me tomas apenas de la mano y yo susurro cosas que no escuchas pero entiendes muy bien. 

Vamos a ver películas que me tengas que explicar después, vamos a hablar en otro idioma y terminar besándonos como nunca habíamos besado antes. 

Vamos a confesarnos secretos de la infancia y a hablar de las familias y los miedos y el presente, vamos a inventarle soluciones improbables a todos los problemas que aquejan al mundo. 

Vamos a leernos en voz alta hasta que uno de los dos se quedé dormido. Vamos a tomarnos fotos, vamos a andar descalzos, bañarnos juntos y bailar a oscuras. 

Vamos a terminar los días exhaustos, discutir a veces, dejar los trastes sin lavar aunque sea un día y poner las llaves donde no nos vamos a acordar que están. 

Vamos a dejarnos solos de vez en cuando, a vernos mucho tiempo frente al espejo, a cuestionarnos cosas que no preguntamos con nadie más. Y vamos a querernos. A no fiarnos del tiempo. A cumplir promesas que no hayamos hecho y aventurarnos a la costumbre de que estar juntos se sienta tan bien...

miércoles, febrero 03, 2016

Lo que nadie te dará...


"Nadie, absolutamente nadie, puede darte la libertad que tu no hayas conquistado en tu interior".
Arte: Berlin-Artparasite

domingo, enero 31, 2016

La Voz del Ángel


Anoche tuve fiebre, pues desde la semana pasada he estado un poco enferma como consecuencia de los cambios de clima y el frío que absorbo andando en motocicleta cuando salgo a trabajar. El tema no es ese, la cuestión es que siempre he sido una persona que pocas veces se enferma y cuando eso sucede, la enfermedad me tumba por completo.

El sábado me sentí mal durante todo el día, y para las 10 de la noche yo ya estaba en cama. Debo reconocer que me fui a dormir un poco triste tras una charla y un tanto agobiada por los problemas que en este momento no he podido resolver (tal como le puede suceder a cualquiera de ustedes que me lee).  

El caso es que me quedé pensando en todo eso y fue en ese lapso entre que me estaba empezando a quedar dormida y que al mismo tiempo reflexionaba en algo que me había dicho ya la persona con la que charlaba en la última parte del día y que considero tiene mucha razón.

Siempre reconozco mis errores, sé que tengo un caracter difícil, y aunque trato de ser una persona positiva y darle la vuelta a las cosas, tengo días en que como cualquier persona, me doy permiso de no ser tan fuerte, ni Martha, la que siempre está para todos ahí...

Eso era lo que pasaba por mi mente en ese instante entre que me sentía del nabo y me estaba quedando dormida; pero de pronto fue como si yo misma me preguntara: ¿Por qué razón te sientes tan enferma? y fue en ese instante cuando escuché una voz muy clara que me respondió: "Te enfermas cuando te estresas".

No me asusté, tan sólo asentí para darle la razón y entonces me quedé dormida, tal y como si alguien me hubiese estado acompañando en todo ese rato de silencio.
Sé que no fue producto de la fiebre, sé también que no estaba dormida del todo y simplemente caí en la cuenta de que puede ser uno de mis ángeles.

En los últimos años, para nadie es secreto que leo todo cuanto cae en mis manos sobre el tema, y más allá de quienes creen en eso o no, algo en mi interior me dice que así fue.
La voz que escuché era de hombre. No era grave ni fuerte, no tenía nada de impactante, pero tengo la certeza de que es uno de mis ángeles porque en ningún momento tuve miedo y aunque tengo el vago recuerdo de haberla escuchado en algún momento de mi vida, nunca sucedió con tanta claridad como ahora... Fue algo así como escuchar por primera vez la voz de un amigo con el que únicamente te has mensajeado por textos o correo electrónico (por poner en contexto un ejemplo que ilustre lo que quiero explicar).

No le di mayor importancia. El día de hoy toda la mañana estuve en cama y creo aunque la fiebre aumentó, me levanté hasta en la tarde ya un poco mejor y pensando en todo esto y por eso quise escribirlo.

La voz que me respondió tiene toda la razón, y más allá de si creer o no en todo esto (que sinceramente yo si creo); desde hace mucho tiempo tengo la certeza de que a pesar de ser una mujer demasiado solitaria, ni en los momentos a solas me siento así... No sé si sea por eso que disfruto tanto de mi propia compañía y hace tanto que dejé de tener miedo, ni cuando salgo a la calle o cuando he viajado sin que me acompañen más que mis propios pensamientos.

Es algo muy simple, pero para mi fue relevante. Hoy más que nunca tengo la certeza de que alguien me protege (y de muchas maneras lo he comprobado andando en la calle), por eso no me da miedo como a muchas personas andar sola o quedarme sin que nadie me acompañe en casa. Es por eso que me fascina el silencio, y un incidente tan pequeño como ese que me sucedió anoche me lleva a darme cuenta porque valoro tanto los lugares donde impera el silencio o los instantes en mi cuarto cuando es de madrugada y ya todos se han dormido...

Quizá eso es lo que nos haga falta, subir el volumen al silencio y aunque sea de manera imaginaria colocar un micrófono, para que cuando nadie hable, los mensajes y las voces de quienes sin darnos cuenta nos acompañan, se dejen oír.

sábado, enero 30, 2016

Despedida.


Gracias espejo hermoso por todo lo que aprendí de tí.
Aquí y ahora bendigo tu camino y agradezco la energía compartida: traducida en recuerdos, sonrisas, encuentros y desencuentros.

Tu camino y el mío se entrelazaron por un tiempo.
Y ese tiempo ha terminado.
Agradezco tu dulzura, la belleza de los momentos juntos y los suelto, con amor, con respeto, honrando tu destino y el mío.

Gracias por tu entrega y gracias por tu decisión.
Gracias por la magia, por el intento, por la luz y la sombra.
Ahora yo tomo otro camino, y tu también lo haces.

Honro lo que te espera,
y pido a tu corazón que honre lo que me espera a mí.
Soltando nuestras manos, aquí y ahora abro mis brazos para el futuro,
ofrendando todo lo vivido contigo.

Recordando siempre, que el amor no acaba,
que somos parte de un mismo Universo, y una sola Unidad.
Te suelto, con amor y confianza perfecta.

Hecho está.
Hecho está.
Hecho está.

lunes, enero 25, 2016

A ti que me has elegido...


"Dicen que los bebés eligen a sus padres, cuando aún son almas sin encarnar"... Eso fue lo que pensé cuando te vi acercándote a mi desde ese pasillo tan estrecho; cansada, luego de brincotear por todos lados, dispuesta para que te sentara sobre mis piernas para poder abrocharte las agujetas (ya casi al final de un vuelo).

Había leído eso en un libro hacía ya mucho tiempo, incluso mucho antes de que tú llegaras, y aunque yo no te dije nada, al aparecer ese pensamiento en mi cabeza; en ese instante presente me limité a agradecerte en silencio con un beso sutil que coloqué entre tus cabellos despeinados.

Tú seguías hablando y hablando... Decías que estabas cansada y cuestionabas al mismo tiempo si faltaba mucho para que terminara ese vuelo que nos llevaba con destino hacia alguna parte. Quizá de regeso hacia nuestro hogar.

Luego de que tus tenis de niña, quedaron bien colocados, reclinaste toda tu pequeña existencia en el asiento vacío entre tu madre y yo. Bastaron unos cuantos segundos después de que en silencio ella te ajustara el cinturón para que quedaras inmersa en un sueño tan dulce como profundo... Y en medio del silencio y con una sonrisa ella, (que al igual que yo te ama tanto), me hiciera entender sin necesidad de palabra alguna, que era justificado el cansancio acumulado en el cuerpo que resguardaba un alma tan hermosa como inquieta.

No sé si estando tú allí en medio de nosotras, si tu otra mamá pensaría de la misma manera que yo... Para mi era tan difícil describir con palabras los momentos del pasado y del futuro... Cuatro años son muchos -cronológicamente hablando- pero al mismo tiempo parecen apenas un instante cuando lo que más amas en el mundo se materializa ante tus ojos de una manera mucho más bonita de lo que pudiste un día ser capaz de imaginar...

¿De verdad tú me elegiste a mi?, era la pregunta que estremecía mi alma mientras te veía dormir y entonces entendí que era lo mismo que había estado cuestionándome desde el primer instante en que te vi.

Muchas veces te imaginé, y fuiste mucho más de lo que yo esperaba... Recuerdo que hubo madrugadas en que soñaba despierta con que serías un niño, pero creo que el plan divino fue más ambicioso que los anhelos de mi alma y te puso en mi camino cuando menos lo esperaba y de una manera completamente distinta a la de una familia que dentro de los convencionalismos puede considerarse como normal.

Eso era lo menos importante... Lo más valioso eras tú, lo más amado en nuestro mundo... Tan igual a las demás niñas, pero con ese espíritu tan lleno de curiosidad y amor que al mismo tiempo te volvía tan especial y distinta a todas las demás.

Así fue como me elegiste a mi... Sin estar del todo preparada para recibirte y tan inexperta en ese arte tan difícil de ser mamá... Bastó mirarte por un momento dentro de un sueño donde ya existías, para amarte más que a nada en el mundo... Aunque al abrir los ojos y despertar en esta línea de tiempo, no seas todavía ni siquiera una posibilidad.

Tal vez no será aquí... Sólo Dios sabe si será en otro espacio y tiempo... Pero gracias por haberme dejado verte y por haberme hecho sentir que todo este camino ha valido la pena por ti. 

Sea en esta vida o en otra, siendo igual o intentando ser una mejor persona en otro espacio y tiempo, gracias Princesa por haberme elegido a mi y por haberme regalado la más hermosa realidad en el mundo de los sueños... Te amo, aún sin existir.

jueves, enero 21, 2016

Hogar...


En un lugar calientito, donde está tu tiradero, tu gato, tu música, tus recuerdos y todas esas cosas que conforman tu pequeño y raro mundo, ahí está tu hogar...