jueves, mayo 01, 2025

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

martes, agosto 23, 2016

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 015

"En tu única vida": Día 015.
¿Qué actividad artística te gustaría desarrollar? 
Nosotros: •Danza típica regional •Aprender la técnica profesional de fotografía con película •Eso de hacer esculturas de fierro, madera o plastilina
Tú:
Cuando era adolescente y durante mis primeros años en la universidad estudié Teatro y me encantaba. Curiosamente hace unos cuantos días atrás pensaba en que aunque no me pude dedicar a eso de manera profesional si me gustaría estar en un taller de teatro o tomar algún curso de actuación o volver a entrar a alguna escuela donde se compagine además de lo histriónico, las clases de canto y música o de expresión corporal...

Es mágico el escenario... Pero creo que mi llamado no era por ahí.

Martuchis
23-Agosto-2016

lunes, agosto 22, 2016

Reflexión en letras altas...


Inicio de semana, y el día de hoy, este no va a ser un post sobre algo curioso que investigué, sobre algún personaje que admiro, alguno de esos sueños extraños que tengo a veces y me hacen despertar a las cuatro de la madrugada, ni tampoco será una historia mágica de esas que de repente la inspiración trae hasta mi cabeza y me hacen soñar y suspirar...

Este lunes quiero escribir de manera simple sobre cosas que pienso con bastante frecuencia, la mayoría de las veces mientras estoy atorada en el tráfico e irónicamente en silencio por dentro pero con muchísimo ruido a mi alrededor.

No sé si seré yo, si será la edad, si será la influencia de la luna, las hormonas, el destino o el nivel de las mareas, pero noto que a mi alrededor, la gente (sobre todo en las grandes ciudades), está cada vez más agresiva, con mucho más prisa y demasiado Egocentrismo... En los últimos meses me ha tocado salir bien librada de varios incidentes de tráfico (uno que gracias a Dios no llegó a ser tan grave y solamente terminó en un espejo roto de la moto y la rodilla derecha lastimada por varios días), y lo que evitó precisamente terminara de una peor manera fue el hecho de que a pesar de que yo también soy una persona que tiene limitado el tiempo durante las horas de trabajo, no manejo con prisa, prefiero llegar tarde, aunque suene irresponsable.

Menciono esa circunstancia que me ha costado varios recordatorios del 10 de mayo, no por el hecho en si, sino porque en las últimas semanas me ha hecho pensar con mayor insistencia en algo de lo que ya me había percatado desde mucho tiempo antes... Así es como vivimos las personas en todas las ciudades y la gran mayoría de los accidentes de auto que suceden en todas partes es porque además de la prisa, siempre estamos estresados y somos tan arrogantes y egoístas que sólo nuestros asuntos son importantes y por eso no debemos dejarnos de nadie, ni siquiera para que otro conductor pase primero que nosotros al salir de una lateral o en los semáforos de cuatro altos...

Es irónico pero esa gente que te la raya para que te quites y rebasarte o que te avienta el carro para pasar primero porque lleva prisa, conduciendo a 120 kms y tú a velocidad de tortuga (como si no tuvieras nada más que hacer), vas y te lo encuentras dos cuadras más adelante en el mismo semáforo al que llegaste tú... ¿De qué sirvió la agresión y que te adelantara entonces?

Si esta tarde al volver de tu trabajo o mañana por la mañana al salir de casa volteas a tu alrededor, encontrarás gente como la que menciono en toooodos lados... Es quizá por eso que en esos lapsos prolongados entre el calor y el tráfico de pronto se me ocurrió pensar en: ¿cómo son las personas que realmente están cercanas a Dios?...

No estoy hablando de quienes van tocando de puerta en puerta predicando la palabra... Tampoco en las que se la pasan metidas en un templo recitando oraciones o que piensan que el sacrificio y abstenerse de muchas cosas (incluido el sexo) los hará más puros y los pondrá en un sitio especial durante el juicio final....

No los critico, pues más allá de la idea que cada uno de nosotros tenga sobre Dios, yo me refiero a las personas que precisamente sin importar cuál sea su creencia, su propia vida, la energía que irradia con todas las personas que convive y en los ambientes en que se desenvuelve, es el ejemplo perfecto de alguien que tiene una buena comunicación con ese ser superior (cualquiera que sea la forma en que lo vea).

No es difícil distinguir a estas personas porque la belleza de su alma se ve reflejada en la paz que te transmite cuando conversa contigo, cuando ayuda de verdad a alguien, y a pesar de que es un humano con aciertos y errores como cualquiera de nosotros, es humilde para reconocerlo y en pocas palabras, es más lo positivo que aporta a cada una de las personas que se cruzan en su camino y a cualquier lado donde va.

Creo que el gran origen de todos nuestros problemas es ese, que tenemos más personas estresadas y con prisas, desconectadas por completo de lo espiritual y nos hacen demasiada falta humanos imperfectos que nos llenen de luz.

¿Tú conoces a alguien así?, si te pones a pensarlo bien, seguramente si, y tal vez al hacerlo coincidirás conmigo en que a pesar de que si, es verdad que existen seres especiales dotados de un aura o magia especial, existen también quienes son tan normales (como tú y como yo), pero hacen la diferencia a diario por el simple hecho de que a pesar de los problemas y los conflictos de la vida cotidiana, saben buscarle el lado bueno a cada situación.

No es nada del otro mundo, pero todo cuanto nos rodea es resultado de las cosas que vemos, pensamos y creemos... ¿Cómo podemos pretender que las cosas cambien cuando le damos más poder a lo negativo?: "no vayas sola porque te pueden asaltar", "no te estaciones ahí porque te roban el auto", y proyectando toda esta negatividad a un nivel más grande, los desastres naturales y la situación del país no son culpa del gobierno, ni del presidente que se plagió una tesis, ni de los políticos corruptos, todo es simplemente reflejo de que tenemos más convicción en lo malo que en lo bueno... Es algo así como la contaminación... La energía negativa que todos generamos, obvio repercute en todo lo que está en nuestro alrededor y con más ganas nuestra energía negativa toda en conjunto sobre nuestro hermoso planeta azul.

No se trata tampoco de rezar y creer que los problemas se resolverán por arte de magia y todo nos caerá del cielo, pero si no somos capaces ni de tener un gesto de cortesía con la gente que camina por las calles ¿qué podemos esperar a otro nivel?

Yo creo que no todo está perdido... Independientemente de tus problemas, de lo que creas o no, existe ese alguien que es mucho más grande que todos nosotros, pero vivimos tan adormecidos y tan inmersos en nuestro propio mundo de realidad tan decadente que la conexión se ha perdido por completo.

El mundo posiblemente cambiará cuando dentro de cada uno de nosotros movamos el chip del miedo hacia el lado de la fe... Cuando eso suceda no levitarás, no te harás santo, y tal vez tus problemas no se resolverán como por arte de magia con el simple hecho de ser una persona más positiva; pero lo que si sucederá es que si dejas de victimizarte y enfocas los reflectores del protagonismo hacia las demás personas, la empatía, y algo tan simple como la amabilidad y un pequeño gesto de cortesía hará que el día pesado de alguien desconocido en la calle, cambie.

Creo que todos podemos ser como ese tipo de personas que ejemplifican con su propia vida que tienen cerca a Dios... No es difícil conectarse de nuevo con lo que uno lleva dentro. Los problemas siempre van a estar ahí, pero mientras no sea algo... Como por ejemplo una enfermedad terminal, un trauma muy severo o cosas de ese tipo, creo que tenemos la capacidad de salir adelante.

La vida es muy hermosa... Sí es cierto, todos necesitamos dinero para vivir y cubrir nuestras necesidades, pero si tenemos la facilidad de despertar cada día, de poder usar sin ningún problema la movilidad de nuestro cuerpo ¿Por qué desperdiciar el tiempo sufriendo?...

Hay que trabajar duro si, pero también reconectarse con lo que uno lleva por dentro, disfrutar de lo que en el sitio donde estemos la vida, Dios o la naturaleza nos regala cada día, y de alguna manera silenciar lo que hay afuera para escuchar lo que de otro plano superior o quizá hasta tú mismo tengas para decirte a ti.

Es mágico cuando logras eso... Los problemas no son tan grandes, ni tampoco todo es tan malo... Si bien es cierto que existe mucha maldad, tampoco podemos vivir con miedo (los medios masivos de comunicación -en especial la televisión- son especialistas en infundirnos eso), así que por nuestro propio bien hay que cuestionarnos ¿En qué estoy poniendo mi FE?

Tal vez si cambias eso que crees que sucederá hacia el otro extremo de la balanza, donde se encuentra lo que sueñas, las cosas simples que disfrutas, desde cantar en la regadera o en el auto, escribir, leer, o incluso pasar el tiempo sin hacer nada o soñando despierto, la energía negativa que tiene atrapado al mundo, empiece a cambiar...

Eso era lo que quería compartir hoy contigo...Tal vez puedes pensar diferente, pero se vale, esto es sólo una conclusión a la que yo he llegado, pero no es la verdad absoluta tampoco, así que quien esté listo tome nota, quien no, siga por donde va,

Todo en esta vida es oro molido.

Buen inicio de semana y por muy oscuro que sea el panorama, no pierdas la FE. 

domingo, agosto 21, 2016

Nada es del Todo Inesperado...


Al hombre no lo define lo que le toca, sino lo que hace con lo que le toca.
No elegimos lo que nos pasa, pero siempre podemos elegir la actitud con la que vamos a enfrentar lo que nos pasa., y es ahí donde verdaderamente está nuestro poder.

Es decir, en la vida no hay personas clave, no hay problemas clave, no hay experiencias clave, no hay amores clave, hay actitudes clave. 
Así es como me preparo yo para lo inesperado, para el futuro inesperado, tratando de tener una mejor actitud. y ¡ojo!: La mejor actitud no siempre es positiva y bonita. A veces la mejor actitud es pelear o soltar... O renunciar, o separarte, o pensar negativamente.

La mejor actitud no se define siempre por lo "más bonito". La mejor actitud se define siempre sopesando las circunstancias que nos rodean en el momento en el que estamos sufriendo lo que nos está pasando. Cotejando la evidencia y últimadamente madre para mi, la mejor actitud está en estar preparado para todo. Todo puede pasar.

Acepto y siento lo que sea que me provoque lo que estoy viviendo, Si tengo que llorar, lloro. Si tengo que reír, río, si me tengo que asustar me asusto, si no  sé que hacer, no sé que hacer, y me aterro, y acepto la emoción que sea, la acepto. Todo en su justa medida, incluso a veces me deprimo, si es necesario deprimirme, 

La gente te dice: "No te deprimas", como putas no me voy a deprimir si me duele mucho...

No te dejes amargar, la vida, a pesar de las chingaderas, es maravillosa, y si aprendes a verla como es, y no como tú a huevo quieres que sea, vas a aprender a disfrutarla, vas a disfrutar los problemas de la vida y a disfrutar la vida como es. 

Es decir, la vida es difícil, pero es más difícil si eres pendejo. Resumiendo, nada es del todo inesperado.

La desilusión es el precio que pagas por ilusionarte. Nada es del todo inesperado, nada más cuida que la desilusión no te haga perder la esperanza, que la decepción jamás te desaliente, y que la traición no te haga nunca jamás renunciar a la valiosa virtud de volver a confiar.

lunes, agosto 15, 2016

La Noche del Milagro En El Bar



Iba sola por las calles céntricas de la ciudad, era ya un poco tarde y no pensaba en nada más que en llegar a casa lo antes posible para descansar.

A pesar de la hora, su apariencia era aún presentable. Conjunto de vestir conformado de chaleco y pantalón de pinzas en tono oscuro. Toda una obviedad para una bella oficinista rayando en la treintena. Un atuendo formal que combinaba a la perfección con la blusa tipo camisa de color claro matizado de líneas oscuras y delgadas.

Su peinado tampoco era perfecto, un pequeño chongo con algunos cabellos que en rebeldía se le escapaban por ambos lados del rostro en esa parte final del día. Toda esa imagen en contraste con lo que era tal vez un estado de ánimo que de adentro hacia afuera se percibía un tanto adormecido, pues había pasado poco más de tres años entre la rutinaria obligación de trabajar y estudiar.

Aquella noche la prisa por volver a su espacio era inminente, pero de manera contradictoria algo dentro de si la hacía desear al mismo tiempo no llegar; pues tenía "hambre" de hacer y de vivir un cierre de día distinto. Así que sin pensarlo mucho, de pronto la idea de desviarse del camino fue mucho más fuerte y entonces perfiló sus pasos hacia uno de los bares en esa zona de la ciudad.

Mientras avanzaba con paso decidido, la chica cayó en la cuenta que el primer inconveniente era que no tenía el look perfecto para encajar en un sitio como ese. Fue así como sin detener en ningún momento sus pasos, que en el camino se despojó del chaleco formal y lo metió en su bolso; luego liberó algunos botones de su blusa de los ojales, justo en el límite del escote, para luego doblarse las mangas a la altura de ambos antebrazos y convertir su chongo formal en una coleta semidespeinada que si bien no negaba su facha de oficinista, al mismo tiempo le brindaba un aire desenfadado y casual.

Unos minutos después cruzó el umbral del primer bar que encontró a su paso. El lugar estaba lleno de gente que evidentemente tenía mucho más edad que ella, y a simple vista era perceptible acudían a ese sitio por una costumbre que se instauró con los años.

Aquel ambiente no era lo adecuado para un alma hambrienta de aventuras, así que no pasaron ni quince minutos, cuando aquella chica (de quien no sabemos ni su nombre), abandonó ese sitio y volvió a la calle dispuesta a que la noche la sorprendiera.

No tuvo que caminar mucho, de modo simple se dejó guiar por la intuición y a poco menos de una cuadra distancia se encontró con la puerta de otro bar al que no dudó en entrar.

Mientras atravesaba la entrada, sonrío consigo misma pensando en que aquella noche deseaba de verdad dejar de lado todos sus prejuicios, para quizá embarcarse en la desenfadada adrenalina que podía ser capaz de producirle el romance de una noche.

Con esa idea en su cabeza, ocupó un lugar junto a la barra de esa taberna que estaba prácticamente desierta. El barman la distrajo de sus propios pensamientos al preguntarle si le ofrecía algo de beber. Sin ni siquiera razonarlo su petición lógica fue una cerveza, y mientras la bebida oscura de cebada resfrescaba su garganta, descubrió en el extremo contiguo de la barra desgastada de madera a un hombre que por la forma en como la miraba, posiblemente podía ser un candidato ideal para lo que desde el instante mismo que entró ahí imaginó.

La noche avanzaba a pasos agigantados, y aunque la medianoche siempre ofrece sorpresas y revelaciones en lugares como ese, todo parecía indicar que su idea de una madrugada diferente no era precisamente lo que el destino tenía reservado para ella.

Si, en la mirada del hombre al otro lado de la barra se evidenciaba el interés y la atracción, pero había algo en ella que quizá era intimidante... Así que sin haber intentando por lo menos un cruce de miradas o algún saludo que propiciara un primer intento de conversación, el hombre apuró el trago que en ese momento bebía, pago la cuenta y abandonó a toda prisa su lugar, pasando justo a sus espaldas para marcharse del bar.

Tal reacción fue totalmente inesperada y divertida para esa chica... Ella se encogió de hombros, puesto que no era la primera vez que le pasaba, pero de alguna manera no estaba dispuesta a que su noche se arruinara y decidió seguir refrescando su garganta y su alma sedienta de la magia de algo distinto mientras su mirada recorría a detalle cada rincón de ese pequeño bar.

A diferencia del primer lugar que había visitado, el sitio donde se encontraba ahora era todavía más austero... Tal vez esa no era la manera de definirlo, puesto que una vez que comenzó a recorrerlo más a detalle, se dio cuenta que por la misma ausencia de visitantes, en aquel bar imperaba una atmósfera en la que los objetos deteriorados y antiguos, convivían en armonioso silencio con la nostalgia.

A pesar de esa circunstancia ella se sentía cómoda en ese sitio. En eso pensaba mientras estaba a punto de beber el último sorbo de la primera y única cerveza que tomaría en toda la noche. La idea de experimentar algo diferente no se difuminó del todo de su alma y de su mente, pero de alguna manera, la chica entendió que el destino suele diseñar y trazar circunstancias tan distintas a las que uno se imagina.

Así fue, mientras reflexionaba sobre todo esto, sus ojos tropezaron con un piano que al llegar le pasó por completo desapercibido y que tan inmóvil como silencioso, era apenas iluminado por el letrero de neón colocado al centro del único ventanal que asomaba hacia la calle.

Sin dudarlo ni un segundo abandonó su lugar frente a la barra y se dirigió hacia el enorme instrumento que se hallaba cubierto por una especie de forro hecho de madera burda en mezclilla, y que por la cantidad de polvo y botellas que tenía colocadas encima, ponía en evidencia que aquel piano desde hacía mucho tiempo servía para todo, menos para producir música.

Algo dentro de si la llevó a desocupar como pudo la superficie, y aunque las partículas de polvo al descubrirlo le provocaron una tos espontánea, eso no amedrentó a su espíritu y luego de unos minutos sus dedos recorriendo de manera tímida las teclas blancas y negras que despertaron del prolongado letargo al piano, al mismo tiempo que sucedió con un talento que ella misma llevaba consigo y al igual que ese instrumento permaneció durante mucho tiempo olvidado.

Las notas poco a poco tomaron forma y se convirtieron en acordes, que un hombre solitario quien desde la penumbra no era visible, había estado ahí durante todo ese tiempo observándola.

Su curiosidad se convirtió en asombro cuando cada tono que la chica le arrebataba al piano comenzó a conformar en tiempos y compases la melodía de una canción antigua.

Aquel desconocido no pudo evitarlo y cuando la chica dejó de acariciar con sus manos el teclado robándole sonidos, se acercó hasta ella para preguntarle así sin más cómo era posible que alguien tan joven pudiese tocar de esa forma una melodía de la que nadie se acordaba ya.

Antes de responder la joven se dio cuenta que el hombre era simplemente el autor de esa canción antigua y de modo simple le explicó que era una canción que ella había escuchado y aprendido desde niña y que de alguna manera siempre la acompañó.

Él se sentó a su lado en el desvencijado banquito de madera frente al piano, y ambos volvieron a darle vida a aquel viejo piano abandonado al tocar juntos algunas notas de esa mágica canción que hablaba de un velero y de una historia llena de magia.

Era increíble como aquel compositor venido a menos desde hacía mucho tiempo, aquella noche, gracias a un alma hambrienta de magia volvió de nuevo a la vida, y tras varios minutos de charla y notas ejecutadas en conjunto, el viejo compositor le preguntó a la chica ¿cuál era la canción de su vida y si esa noche podía compartirla aunque fuera un poco con él?

Los dedos de la chica se deslizaron con delicadeza una vez más sobre las teclas de marfil desgastadas y teñidas de un color ocre producido por el tiempo... Sería difícil definir con exactitud cuál canción era, puesto que  los sonidos que sus manos le arrebataron ya pasada la madrugada a ese instrumento resonaban de la manera que sucede con la  canción que imaginas tú. Esa que silenciosa habita en tu interior como lo que hasta ahora para ti ha sido la mejor canción...

Después de acceder y compartir con él los sonidos que desde siempre resonaban en su alma, la chica decidió marcharse, pues aunque la madrugada aún era larga, ella debía volver al siguiente día a la realidad de su trabajo y a su mundo de siempre.

El compositor le agradeció con un beso gentil que plantó en el anverso de su mano, el haberlo hecho revivir en esa noche de la misma manera que lo hizo con el piano.

Ella tan sólo asintió y le devolvió una espontánea sonrisa, para luego emprender el camino de regreso, tal vez sin dimensionar del todo lo que fue capaz de lograr en esa noche.

Retomó una vez más las calles del centro, pero esta vez con una extraña y agradable sensación dentro del alma, pues aquella noche había sido diferente... Quizá no encontró al amor de su vida, pero se reencontró con alguien que tal vez conocía demasiado bien y dejó de lado en el pasado... Esa madrugada caminaba a su lado mirando al mundo desde el propio brillo de sus ojos y aunque su vida tal vez no cambiaría de manera radical luego de ese incidente, algo dentro de si la hacía saber que la música y las letras son capaces de difuminar la oscuridad del sitio más sombrío en el corazón de alguien, y justo eso fue lo que le hizo sentir el alma plena aquella noche que sin darse cuenta la vida le regaló la posibilidad de un milagro en el bar.

Que siempre, a pesar del silencio resuene en tu alma una canción que estremezca a tu corazón.

-Inicios de la primavera, Abril, 2016-

miércoles, agosto 10, 2016

Sueños Diversos...


Me desperté a las 4:30 de la madrugada aproximadamente y como casi a diario. Entonces me quedé despierta un buen rato pensando en el sueño que tuve.

Soñé que iba a encontrarme con Fefi, otra gran amiga de hace tiempo y que juntas viajaríamos a algún lugar (no se definir a donde).

Ella estaba en el aeropuerto de la ciudad en donde vivo, había venido a alcanzarme y lo primero en que yo pensaba era en que luego de tantas horas de vuelo, seguramente ella estaría cansada y hambrienta y buscaba llevarle algo ligero para comer (pues ella tiene delicado el estómago).

El caso es que rumbo al aeropuerto, me llevaba Liz, una chica con la que trabajé en mi empleo anterior y además de ser buenas compañeras de oficina, surgió también una buena amistad.
No sé si nos encontrábamos por casualidad o de alguna manera acordábamos que sería ella quien me llevaría al aeropuerto, pues todo  lo que recuerdo es que de pronto ya íbamos a bordo de su auto, y a ella la acompañaba un muchacho que era su novio.

Liz en este momento no tiene pareja, y yo creo que en esa parte del sueño se proyectó mi deseo de que ella encuentre un buen chico que la quiera y la valore, porque ella es una buena mujer y se merece ser feliz. (tal como yo la veía en esa ensoñación).

Luego de eso y ya de camino al aeropuerto, la noche era demasiado oscura, de hecho mucho más de lo normal, Llegábamos entonces a una gasolinera y surgía un problema porque al momento de pagar los billetes eran de papel. Llamaban a la policía y todo parecía indicar que no llegaría a tiempo al aeropuerto, pero no sé en que momento ni como sucedía; pero todo se aclaraba y retomábamos el camino hacia el aeropuerto.

Ya en el punto de destino, Fefi estaba esperando en una de las salas de abordar, yo la veía y me dirigía hacia donde estaba ella, pero lo más extraño de todo era que dentro del aeropuerto todo estaba también muy oscuro, al igual que en el camino hacia allá y justo cuando yo me dirigía a reunirme con mi amiga para esperar ya el momento de subir al avión que nos llevaría (no tengo ni la menor idea a donde), una extraña chica me llamaba por mi nombre.

Su apariencia era muy normal. Iba vestida de traje sastre, tipo los que usan los agentes de seguros, y aunque yo no la conocía, accedía a atenderla porque se veía que quería hablar conmigo de algo importante.

Después de presentarse me pidió que la acompañara, pues quería mostrarme algo. Aún había tiempo antes de que el avión saliera, así que dentro del sueño decidí acompañarla. Luego, ella y yo nos encaminábamos hacia uno de los pasillos contiguos a esa sala del aeropuerto y al cruzar hacia el otro lado de la puerta descubría que ella era La Muerte y la habitación o lugar al que habíamos entrado no era otra cosa que una capilla ardiente donde se estaba llevando a cabo mi propio funeral.

En ningún momento sentí miedo, ni hacia la chica, ni al hecho de estar presenciando mi propio funeral. Más bien me daba curiosidad tratar de ver quiénes estaban realmente ahí, pero no lograba ver a nadie conocido. Sólo recuerdo que yo volteaba a ver a la chica desconocida (La Muerte), que seguía teniendo la misma apariencia y me limitaba a comentarle que no me gustaba ese funeral, pues era demasiado tétrico y sombrío.

La respuesta por parte de ella era lo más sorprendente, pues me decía que si quería podía cambiarlo. En un instante toda esa realidad se difuminaba de alguna manera y aparecía un equipo de personas trabajando una seguida de otra en un escritorio enorme donde había muchas computadoras, tal como si fuese una agencia de publicidad.

La verdad eso me resultó muy gracioso, porque yo me asomaba a la pantalla de uno de los muchachos que trabajaban ahí y comenzaba a decirle que yo no quería que mi funeral fuera tan solemne ni en una capilla tan lúgubre, y acto seguido ese "colaborador" de La Muerte comenzaba a esquemar en la pantalla de su computadora distintos escenarios que iban desde un sitio al aire libre hasta una especie de reunión familiar.

Ahí me desperté... Luego me volví a dormir y el último sueño nada tuvo que ver con este último. En las imágenes veía a unos niños molestando a una niña gordita con trenzas y pecosa como de unos 12 años, pero luego de algunos minutos de estarla molestando, la agresión se volvía mucho más violenta para ser por parte de unos niños y no quiero  realizar una descripción gráfica, porque considero que de ese tipo de cosas tenemos ya suficiente todos los días; tan sólo me limitaré a comentar que el incidente me llenaba de rabia y a pesar de saber el riesgo que corría, yo decidía intervenir para tratar de ponerles un alto, pues más allá del daño físico, sabía que el emocional -si continuaban-, para la niña iba a ser irreparable durante muchos años de su vida.

Eso fue lo último que soñé, y creo que no hay nada oculto dentro del significado de estos tres sueños tan diversos, puesto que todo son proyecciones de las cosas que quiero tanto para mi, como para la gente que para mi es importante y en el caso del último sueño, la niña no era yo,,, No sé es tal vez que ese tipo de cosas son tan frecuentes (por eso no veo noticias), y en lo personal me afectan mucho, porque no existe nada más vulnerable y frágil que la vida de un niño.

Por último, respecto al hecho de estarme despertando diario a las 4 de la madrugada, sé que no es nada casual, y que a esa hora uno está mucho más receptivo a las señales y a los mensajes que provienen de algo o alguien mucho más grande que nosotros... Sé que existe gente que no cree en eso, pero yo si lo creo, y aunque no logro descifrar con exactitud que será lo que yo tenga que aprender o asimilar en esos lapsos en que mi mente y mi alma se quedan suspendidas en ese espacio de la madrugada; tan sólo sé que algún día lo sabré con claridad. 

Me desperté ya por ahí de las 7 de la mañana, y estuve pensando todo el día, sobre todo en el sueño de La Muerte y por esa razón lo quise escribir aquí... El término de la existencia es lo único seguro que todos los seres humanos tendremos y aunque si tengo una idea concreta de como me gustaría que fuera ese último encuentro con mi familia, amigos y gente cercana, eso tarde ya para seguir escribiendo y eso es tema para otro post que quizá otro día en un futuro no sé si lejano o cercano, quizá escribiré.

¡Buenas Noches!

martes, agosto 09, 2016

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 014


"En tu única vida": Día 014.
¿En qué aspectos quieres ser más paciente? 
Nosotros: •Cuando la gente es egoísta y no contempla que no vive sola en la ciudad sino que vive en sociedad •Necesito más paciencia para tratar con gente que ve todo de color negro •Cuando me dan consejos que no pedí
Tú:
Por lo regular suelo ser bastante paciente y tolerante, pero en los últimos años me desespera la gente que no baja rápido de los aviones o del transporte colectivo, así como las personas que acaparan las entradas en las escuelas de modo inconsciente y paralizan el tráfico, y en los supermercados que obstruyen con su carrito a las demás personas que tenemos el tiempo limitado.

Lo más importante: me gustaría tener la paciencia para entender que mi prisa por una respuesta y los tiempos de Dios son distintos.

Martuchis
8-Agosto-2016