jueves, mayo 01, 2025

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

martes, julio 19, 2016

Una Carta Honesta...

Lunes 18 de Julio 2016.

Hoy, hace exactamente un año atrás era Domingo y era mi último día junto a ti.

Desde que llegué a tu ciudad y te vi, y se disolvió el enojo que tenía contigo por esos días, supe que independientemente de lo que habláramos, el resultado sería siempre el mismo. La verdad es que sin afán de hablar desde el rencor, creo que fui demasiado ingenua y lo último que imaginé fue que un año después estaría totalmente alejada de ti.

Dicen que el pasado uno siempre debe recordarlo con una sonrisa, y si de eso se trata, te comparto que en esas últimas horas de estancia en ese maravilloso puerto, atesoré en la maleta mis momentos de soledad caminando por la playa y los instantes de silencio durante las madrugadas que dormí en una pequeña habitación que por un espacio tan breve se convirtió en mi hogar.

Te soy sincera, y me ha costado mucho respetar tu decisión... Eso no significa que no te extrañe cada día desde el instante mismo en que nos despedimos, y la nostalgia por no haber logrado cimentar mejor mis raíces en tu alma, se materializó en una carta, en la humedad que cubrió mis ojos y volvió difusas las imágenes que pasaban a través del cristal de la ventanilla del autobús perfilándose hacia las afueras de Veracruz.

La percepción del tiempo desde siempre ha sido algo ambiguo, y por esos días en particular para mi volvieron el viaje de regreso en algo que parecía eterno e interminable. Tú no ibas conmigo, pero yo pensaba en ti mientras llovía en algún estado de la república por el que me tocó atravesar. También tuve frío esa noche, pero de manera increíble, al abrigarme con la pequeña manta que había comprado previendo eso, tuve la certeza de que a pesar de que mi amor por ti fuera tan intensamente honesto, desde siempre -y con más ganas a partir de ahí- sólo contaría conmigo misma, sólo me tendría a mi y mientras yo misma no me abandonara, sería capaz de sobrellevar cualquier circunstancia que la vida me pudiese presentar. Así fue y ha sido desde mucho tiempo antes de conocerte; por eso te digo que a pesar de que no me detuviste, no hay en mi ningún reproche para ti.

Si, te soy honesta y un año después siento tristeza cada vez que pienso en que aún sabiendo que no teníamos futuro, una tarde de esos días nos sentamos a comer hamburguesas (que por cierto estaban deliciosas), mientras hacíamos planes para trabajar en conjunto y salir adelante.

No te sé decir si tú no estabas lista o si tal vez eso que yo tanto deseaba no es parte de mi plan de vida. Tú siempre decías que tal vez no era nuestro momento, pero eso ya no importa, porque más allá del resultado valió la pena todo el esfuerzo y todos los kilómetros para llegar y ser parte de tu mundo de una forma tan breve como intensa.

¿Te digo algo?, mucho antes de conocerte, en los momentos en que necesitaba calma, cerraba los ojos y siempre imaginaba que yo estaba sentada sobre la arena de una playa desierta. Han pasado muchos años desde entonces y aunque aprendí a poner mi alma en un estado de tranquilidad casi permanente, hay noches en que cuando necesito desconectarme del mundo, pienso en esos días de hace un año y escucho, respiro y siento tanto la humedad como el sonido de las olas que se pierden en el golfo de México.

Lo más probable es que no volvamos a vernos... Eso es de lo que yo estoy convencida hasta ahora... De verdad me gustaría que la vida propiciara que me tragara mis palabras; pero mis ganas de verte y mi deseo de tener una posibilidad de continuar escribiendo junto a ti una historia, tal vez no son para nada coincidentes con el plan y los tiempos de Dios.


Sea como sea, te llevo en la piel (y no sólo a través de la tinta indeleble que quedó incrustada en cada uno de mis poros), creo que eso es algo que difícilmente alguien más en un futuro haría por ti de manera genuina, porque para mi fue la manera de perpetuar algo que desde el instante mismo en que acepté el amor que me ofreciste, sabía tendría una fecha de cierre.

La vida sigue, y de verdad quiero volver al puerto, pero ya no será para buscarte -eso lo tengo demasiado claro-  y sin embargo, a un año de distancia, sé que llegará el día en que el silencio y los kilómetros no pesarán y ya no significarán absolutamente nada y tan sólo el amor quedará.

Lo sé porque la vida y el tiempo -al igual que la marea- todo lo disuelven, a excepción de los regalos intangibles que a tu vida puede ser capaz de darle una persona, y tú me has dado tanto, más allá de esa noche hablando sin necesidad alguna de palabras sobre la arena y de frente al mar.

Quiero volver... Pero no sé cuando, ni si será posible, porque dicen que uno se vuelve parte de los amores, los lugares y las historias que ha leído.... Yo no te sé decir si eso será o no cierto, pero creo que lo único real y certero ahora es el hecho inminente de un compás de espera, que desconozco si se tornará o no eterno.

A poco más de trescientos días de distancia, reconozco que lo que me duele es tal vez reconocer que ni tu amor ni el mío, a pesar de ser honestos, no eran eternos... O que simplemente no era como yo creía ... O más bien soñaba, cuando me iba a dormir envuelta en suspiros con la firme convicción de que mi búsqueda iba a terminar contigo. 

En el presente, no obstante eso y que la nostalgia es una sombra que me envuelve el alma de manera intermitente y constante, en mi interior hay una luz también que  me lleva a sentir el corazón lleno por no haber desperdiciado la oportunidad que me brindó el destino y haber aprovechado cada instante de vida que me tocó compartir junto a ti.

Gracias por el tiempo que me permitiste amarte de la manera que lo hice, gracias por haberme dejado ser parte de tu vida y de tu mundo, gracias por ser lo que eres y por todo el amor que dejaste en mi.

lunes, julio 18, 2016

Carta


Lunes 11 de Julio, 2016.

Hola:

¿Estás ahí?
Cómo siempre yo sé que la respuesta es sí.

Hoy tenía toda la intención de ir a buscarte; de hecho tengo desde la semana pasada queriendo ir a sentarme un ratito contigo en una banca del templo para conversar contigo en silencio, compartirte mis pensamientos. Luego me atraía también la idea de ir y encontrarme contigo en ese punto solitario del parque donde me gusta hablarte, pero, una vez más el día me ganó y por algunas cosas que pasaron hoy ya no me fue posible.

Sea como sea aquí estoy hoy, en esta última parte del día hablándote en letras desde mi habitación, la verdad tengo muchas cosas que contarte y esperaba con ansia este momentito a solas ya de madrugada, para compartirte las cosas que llevo varios días pensando y con más insistencia que otras veces el día de hoy.

Cuando llegué del trabajo, a la par de unos pendientes, me puse a escuchar el podcast del programa de radio de Tania Karam (la famosa canalizadora de ángeles), que me gusta bajar los audios de sus programas, ya que siempre dice cosas que me sirven y aparte que su voz, cuando da alguna canalización, me provoca mucha paz. 

El caso es que durante esa transmisión ella recibió la llamada de una chica que había decidido alejarse de su novio, porque él le había pedido tiempo y estaba ahora en otra relación.

Más allá de las circunstancias de esa pareja, me gustó el mensaje que Tania le dio, pues ella le dijo que a pesar de que existía amor por ella en el corazón de ese muchacho que era su pareja, él no estaba listo aún para vivir un amor tan pleno y tan grande como el que ella le ofrecía.

A pesar de que ese día el programa estaba medio aburrido, cuando escuché eso, me sentí identificada y quise interpretarlo como un mensaje para mi también, porque precisamente eso es lo que ha estado pasando conmigo, aparte de que eso de lo que Tania hablaba, se relaciona con algunas cosas que yo he estado pensando mucho en los últimos meses y que tiene que ver con el hecho de que después de todo lo que he vivido estoy plenamente convencida de que nos enamoramos de la energía del alma de una persona, de todo lo que es, de la luz que emana y la manera como ilumina nuestras vidas, quizá por eso pasamos la vida buscando materializar el amor en el cuerpo de personas que percibimos como ideales o perfectas para lo que necesitamos, y tal vez ese ha sido mi caso, sin haber podido encontrar todavía a la persona cuyas imperfecciones sean perfectas para mi.

Eso es de lo que quería hablarte  hoy con tanta urgencia... Sabes que dentro de mi hay un gran amor, una infinita capacidad de amar no sólo con el cuerpo y los sentidos, sino también con el alma. pero hasta ahora no he encontrado nadie que pueda percibir esa ternura... No te lo niego, hay días en que pienso que tal vez no existe para mi nadie, y otros en que la sola idea de pensar que pueda existir alguien capaz de regalarme todo eso que busco, me ilumina y me hace fuerte en el intento de tratar de ser una mejor persona.

Muero de ganas por tener eso, y a veces me desespera el hecho de no saber si es algo que está o no destinado para mi, además de que me desespera la idea de que puedan pasar años enteros antes de que pueda encontrarlo... Sé que mi prisa y tus tiempos no son algo coincidente, pero tan sólo desearía vivir ya algo bueno, sin tener miedo a que me lastimen o a entregarme por completo, porque para amar plenamente a alguien no significa estarte cuidando ni vivir con miedo a que un día llegue el final, tal como me ha sucedido hasta hoy.

De eso era básicamente de lo que quería hablarte... Tal vez yo lo añoro y lo sueño todos los días, pero tal vez no estoy aún lista tampoco, ni tengo nada que ofrecerle a otra persona más allá de mi sinceridad y mi ternura... Sólo tú sabes cuál es el sentido, hacia donde debo ir, pero me gustaría confiar, soltarme y proseguir sin cuestionar... ¿pero cómo hacerlo mientras sigo extrañando a otra persona?, sé que esa relación no tenía futuro, pero me hizo feliz y me dejó todavía con más ganas de tener a alguien para compartir la vida, las cosas simples, luchar por formar una familia... De verdad mi corazón lo añora, pero desconozco si es parte del plan de vida que tengas para mi.

Si por mi fuera te pediría una oportunidad, pero ya en otras ocasiones te lo he pedido de manera equivocada, Tan sólo guíame, sobre todo en los momentos en que extraño tanto tener todo eso, en que anhelo tanto el contacto físico y la ternura que sólo se comparte con alguien que de verdad se ama... Más allá de si se materializa o no en el cuerpo de esa persona, permíteme entender cuál es el mejor camino para mi.

Gracias por esta noche y por todo lo que me das.

domingo, julio 17, 2016

Bendigo


Bendigo tu bien, que sólo lo bueno te acompañe.
Bendigo tu inteligencia, que siempre sepas lo que debes de hacer.
Bendigo tu amor, que siempre tengas a tu lado alguien que te quiera.
Bendigo tu belleza, armonía y pureza, para que todo mundo se sienta bien a tu lado.
Bendigo tu salud, que nunca te enfermes.
Bendigo tu prosperidad, que jamás te falte nada.
Bendigo tu libertad, que nunca estés atado a nada.

martes, julio 12, 2016

Semilla...


Los años que invertiste en una relación que terminó, son como los años que una semilla necesitó para hacer florecer su árbol. Nunca se pierde, siempre se crece. No te fijes más en la semilla porque esa ya no está, fíjate en las RAÍCES que esa semilla creó en ti.

-Olganelly García-

lunes, julio 11, 2016

All Roads...


Un fin de semana cualquiera, haciendo otra cosa, se encontró en casa con sus sueños empolvados. Habían permanecido durante tanto tiempo envueltos y guardados en trocitos de papel, que ella misma se olvidó de que existían; pero bastó con que abriera el doblez de algunos de ellos para volver a recordar incluso el instante mismo en que los escribió.

Habían sido otros tiempos en los que ella era también una persona distinta... En esencia seguía siendo la misma, por eso le provocaron una sonrisa espontánea y una alegría genuina a su alma, en especial uno que en esa tarde volvió a ver como una promesa hecha para ella misma en el futuro.

El trozo de papel hablaba de un viaje pendiente en carretera. Aquel que una vez soñó realizar a bordo de un auto compacto sin más compañía que la de su alma y la de sus propios pensamientos. Una travesía sin un intinerario fijo sin llevar en la maleta fantasmas del pasado ni recuerdos de otros tiempos. Tan sólo con el alma y los sentidos muy abiertos a lo que el viento y el silencio pudiesen revelar a su corazón.

Le emocionaba tan sólo la idea de captar a través de su mirada instantáneas de paisajes y lugares nunca antes vistos. Atardeceres calurosos y amaneceres con lluvia mojando cada tramo del trayecto... Habría también música... Canciones que incitaran a su imaginación a volar mucho más rápido y lejos de lo que su cuerpo podría hacerlo adentro de un vehículo, para adelantar pasos y proyectarse en kilómetros más lejanos con historias y personajes fascinantes...

Si cerraba los ojos podía sentir el viento y la paz de esos días... Los kilómetros aún no andados de un día cualquiera en carretera, de camino hacia ninguna parte, escuchando esta canción...

Suspiró y se echó ese sueño doblado al bolsillo, lo necesitaba llevar consigo... Muy cerca, hasta que llegara el día de liberarlo del papel doblado para convertirlo en realidad.

domingo, julio 10, 2016

Los caminos del corazón


...Desde siempre he viajado hacia donde mi corazón me lleva, sin haber encontrado mi lugar en ninguna parte todavía... Y creo que después de tantos kilómetros acumulados, empiezo a entender que mi viaje siempre será individual y en un sólo sentido, y el simple hecho de que todavía no haya logrado descifrar el mapa de mi destino, tan sólo significa que me faltan tantos sitios por recorrer y estar.