jueves, mayo 01, 2025

3:31 p. m. - 5 comments

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

lunes, julio 06, 2015

12:00 a. m. - No comments

Quiero Amarte...


Quiero amarte con locura, amarte sin miramientos ni miedos, quiero entregarme y ofrecerte todo cuanto soy. Si, sin duda lo quiero. Y es que yo no quiero darme con reservas. Vengo de un sinfín de desamores, de caer muchas veces y volver a levantarme; vengo de curarme de golpes bajos, de decepciones y traiciones y tengo la fortuna de haberlo pasado, porque aún con todo esto, confío en ti, tengo la confianza puesta en ti, en ti, conmigo en tú vida y yo contigo en la mía. Ahora de una forma más madura.

Te abro las puertas tan anchas como las quieras, porque no soy cobarde, no importa cuánto haya sufrido; no importan los cielos grises por ahora, porque yo hoy soy una persona diferente, soy quien te amará como nadie lo ha hecho, aunque pueda perderlo todo en el intento.

Contigo seré fuerte y conocerás a través de mí, un amor diferente. El amor desde el deseo y no desde la necesidad; el amor compartido y desinteresado, el amor hecho empatía y correspondencia. Yo no te voy a prometer que seré lo mejor que te haya pasado, ni te diré que moriría por ti, tampoco que serás todo en mi vida; yo no te necesito conmigo, yo puedo vivir perfectamente sin ti… pero, elijo, en este momento, complementarme contigo durante el tiempo que tengamos que caminar juntos.

Yo te comunico, que no te amaré mucho, ni demasiado… pero sí te prometo que te amaré mejor. Te amaré no en cantidad ni con medida, mi amor por ti será de calidad. Entenderé que somos dos personas independientes; querré estar contigo el mayor tiempo posible y el resto me encantará que lo vivas como tú decidas. No permitiré que dejes de lado tus aficiones, mucho menos tus pasiones y pasatiempos, compartiré aquellos en los que realmente coincida contigo, pero de ninguna manera optaré por alejarte de ellos, solo porque no son los míos.

Tus amigos… Sé perfectamente que vienes con una vida hecha, esto incluye a los amigos. Ten la seguridad de que respetaré el trato de amistad que tengan, no importa si son mujeres u hombres; no tienen que caerme bien, ni yo a ellos, pero tendré apertura porque son parte de ti, y tú, ahora serás parte de mi.

Hace tiempo comprendí que el amor no es permanecer las veinticuatro horas del día juntos, haciendo las mismas actividades ni yendo a todos lados juntos, sin darse un respiro. Quiero vivir mis propias experiencias y dejar que vivas las tuyas, para que cuando nos veamos tengamos conversaciones interesantes y no perdamos nunca la capacidad de asombrarnos del otro, al imaginar cada aventura experimentada por separado.

Habrá noches que desee estar sola, quedarme en casa y leer, o ver una película acostada en la cama, sin peinarme y en pijama, y no querrá decir que estoy molesta o que algo no está bien, no; solo querré pasar tiempo conmigo. Igual sucederá contigo y yo lo entenderé.

Tendrás épocas de mucho trabajo, de salir a deshoras, de que alguno de los dos tenga que viajar... Cuando me toque a mi, yo sabré esperar; haré cosas interesantes, aprovecharé para mejorar mi apariencia, iré a ése nuevo lugar que abrieron en la ciudad, tomaré ese café con las amigas, quedaré con amigos que hace tiempo no frecuento. Quizá elija estudiar algo o aproveche esa invitación a visitar esa ciudad vecina donde vive algún conocido o familiar por el fin de semana. Así no te presionaré por tu poco tiempo libre, estarás más relajado sin sentirte culpable de no estar, y yo tendré mucho que contarte al regresar a la normalidad.

En definitiva, te ofrezco un amor abierto, totalmente maduro, franco, honesto, lleno de confianza. Quiero amarte mejor, lo mejor que pueda… no te amaré mucho, ni demasiado, porque eso es un error. 

No tendré apego ni necesidad; estaré junto a ti, sin asfixiarte ni mimetizarnos en uno; quiero que al abrir la puerta y me veas, sonrías con la mayor de las alegrías porque ambos somos afortunados de elegir estar uno al lado del otro. 

Quiero que estando lejos pienses en mí y te preguntes…¿Qué estará haciendo ahora? ¿Qué tendrá para contarme de nuevo? ¿Qué me enseñará esta vez de la vida? porque siempre seremos nosotros mismos, personas independientes e individuales, con sus propias vidas y al final al estar juntos, siempre habrá algo de misterio y novedad.

Estaré contigo durante el tiempo que ambos decidamos estar, nunca te forzaré a permanecer; quiero tenerte por voluntad propia y por un cariño nacido desde el deseo… nunca venido de una necesidad.

Yo sólo te pido… Ámame como lo haré yo… yo te amaré mejor, porque mucho y demasiado, sería un error.

Para: DL
Verano 2015

domingo, julio 05, 2015

Fin de un breve ciclo...


Hay veces en que busco imágenes que describan gráficamente como me siento... Algunas veces las encuentro y algunas otras no, y es cuando me cuesta ilustrar de otro modo que no sea con letras el momento, el instante presente de mi vida en el que estoy situada, y eso es justo de lo que quiero hablar hoy.

Si eres un poco observador y miras con detenimiento la imagen que aparece al pie de esto que escribo, ya te habrás dado cuenta de mucho de lo que quiero decir hoy sin haber todavía ni siquiera escrito al respecto... La Página Suelta de este día quiero llenarla con letras y palabras que hagan referencia a la brevedad de un ciclo que he terminado hace apenas un par de días y del temor a lo incierto que inunda mi mente y mi alma del mismo modo que lo hacen la esperanza y los sueños.

Hace ya como tres años me enfrenté a algo parecido... En su momento no fui capaz de visualizarlo, pero conforme el tiempo avanzó me di cuenta que en ese entonces estuve inmersa en una especie de ciclo de depuración donde se quedó atrás todo lo que yo era y había sido hasta entonces... Y eso sucedió para que pudiera surgir la persona que soy hoy y yo ni siquiera conocía... o mejor  dicho: no sabía que podría llegar a ser capaz de ser.

Todas las transformaciones y despedidas son dolorosas... y hace un par de días me tocó vivir una nuevamente, pero es muy curioso porque a diferencia de hace tres años, esta vez era algo que yo ya esperaba y no me pegó tanto porque a diferencia de ese entonces, ahora me toma con más herramientas a nivel interno con las que antes no contaba.

Es cierto eso que dicen, respecto a que las peticiones viajan hacia el cielo y aunque no lo parezca siempre son escuchadas... Hoy más que nunca sé que el tiempo en que tardas en recibir la respuesta es inversamente proporcional al grado de preparación que tiene tu alma en ese momento; y que cuando no es de inmediato, es porque eso que pides no es exactamente lo que tú necesitas y te queda aparte un largo recorrido de preparación y transformación para ser alguien que quizá todavía no sabes ni te imaginas que serás.

No sé si me de a entender, porque este día escribo pensando desde dentro, escuchando a esa voz que todavía hace una semana me decía: "No estás contenta, lo que haces te tiene estancada... Si bien es cierto que necesitas un trabajo estable y ganar dinero, tu alma está atrapada, simplemente porque a pesar de que le echas ganas y haces todo lo mejor posible, tú no estás aquí para eso, tu mente y tu corazón están muy lejos de aquí... Sé que tienes miedo, pero necesitas salir ya de tu zona de confort".

La madrugada de ese día, tras varias noches de despertar siempre a la misma hora y cuando todo estaba oscuro, viajé de manera imaginaria para sentarme en el sillón más grande y confortable de la sala de esa cabaña -donde según yo- Dios siempre está en el país de los sueños y te escucha... Desde ahí me atreví a pedirle con toda la sinceridad del mundo, que si esto no era ya mi misión de vida, terminara ya ese ciclo y me pusiera en el camino que debo seguir para llegar a donde sea que tenga que llegar.

No pasaron ni dos días cuando me despidieron de mi trabajo y aunque si me siento triste no por la forma como fue, ni porque en apariencia pudiera parecer un fracaso, ese sentimiento obedece a que a lo largo de poco más de un año aprendí lo que es trabajar brindando un servicio a las personas, pero sobre todo encontré en el camino gente que en verdad sabe el verdadero significado de la palabra compañerismo y de trabajar hombro a hombro sin envidias, y con la mente y el alma enfocadas hacia un mismo objetivo, y con la prioridad de ayudarnos a avanzar entre nosotras mismas.

Dicen que los ciclos en los que se dan las grandes transformaciones en la vida de cada persona duran alrededor de 9 años, y una vez que ese tiempo transcurre, se cierran... En ese sentido tengo muy presente la idea de que los míos han sido mucho más breves en esta última etapa, y a la par de dejar atrás cosas, personas y experiencias que fueron valiosas en su momento; me he desprendido también de una parte de mi misma que ya no va.

Mentiría si dijera que no tengo miedo... Es un sentimiento muy humano y al igual que la chica de la imagen que ilustra este escrito, sigo caminando hacia adelante aunque no se visualice que hay o con que me encontraré más adelante... Llevo en la maleta mis sueños, lo que he aprendido, la honestidad de no pretender ser más de lo que soy yo desde siempre y eso es lo que me permite decir que quedarme sin trabajo no ha sido malo, sino la respuesta a algo que pedí -eso me queda súper claro- porque ese ya no era mi lugar.

Quien sabe hacia donde me lleve el viento... Estoy preocupada pero quiero confiar, y voy atenta a lo que se me presenta porque siento que he pasado la mayor parte de mi vida trabajando y estudiando y ya es tiempo también de darle más peso a mi vida personal... En ese aspecto sigo con la misma persona con quien empecé a caminar de la mano desde hace un año y lo que me gusta es que después de todo lo que pasé (y que de alguna manera quedó plasmado también en este espacio), es el hecho de que mi bienestar ya no depende de si está conmigo o no... Cuando estoy bien o mal simplemente está ahí y me complementa.

Sí soy feliz a su lado, hay mucha confianza y aprendemos todos los días, pero tal como sucede ahora en mi vida con los breves ciclos, sé que nada es seguro y de alguna manera aprendí a disfrutar y valorar el estar sola, a quererme a mi misma y aceptarme tal y como soy.

Algunas personas se alejaron y se perdieron desde entonces, eso ya no es cuestión mía, cada uno tenemos derecho a decidir a quien queremos o no cerca... Yo, tan sólo respeto las decisiones de cada persona, incluídas las de la persona que en este momento me acompaña en este trayecto de mi vida, del mismo modo que respeto las cosas en las que creo, y lo que amo...

Para algunos es egoísmo, para mi es simplemente tener ganas de vivir la vida sin importar lo que piensen quienes estén a mi alrededor, pues a final de cuentas nadie puede vivir por mi, más que yo...

Sabrá Dios que pase, pero sea lo que sea seguro lo contaré en letras y mientras trabajo en las cosas de mi que no me gustan, voy con los sentidos muy abiertos para no dejar de apreciar lo que la vida me pone en el camino y en ese proceso llevo mi corazón lleno de amor y mi alma repleta de sueños...

Escribir es una de esas cosas, así que mientras la vida se complica y descomplica, a disfrutar de cada instante, de cada suspiro, de tu respiración y la mía... Incluso de ti, que no te conozco y hoy has venido a leerme hasta aquí... Gracias por seguir acompañándome en este camino.

Y mientras las cosas suceden y se llega el día de partir a un nuevo viaje (ya no de trabajo o para un concierto)... Si no quizá para definir mi proyecto más grande de vida o perseguir una vez más un sueño, dejo aquí una maravillosa canción, de esas que con sus sonidos dan paz y alimentan el alma.

¡Nos leemos pronto!

lunes, junio 29, 2015

Cuando sueñas que puedes volar...


Hay inicios de semana en que necesito desconectarme... No es que quiera huir del mundo real, pero en el umbral de un dia que termina y otro que comienza, cuando la casa se queda en silencio y la oscuridad se desliza por los rincones, recostada sobre mi cama recuerdo de pronto las cosas que imaginaba cuando tenía cinco años de edad.

No sé si era que desde ese entonces mi mente habitaba ya en dos mundos paralelos divididos por una línea muy delgada... Con los ojos cerrados y en plena madrugada, mis sentidos se cierran para concentrarse en una sola memoria... Aquella en la que como si fuera el negativo de una película a blanco y negro, vuelvo a convencerme de que todos los niños pueden volar cuando no son vistos por un adulto y que mirar hacia el cielo es prepararse para lanzarse al vacío, a un abismo profundo, similar a la inmensidad que tiene el mar...

En la cocina de casa de mi abuela, el techo era de un color verdoso... y mirando el reflejo del agua del zinc apuntando hacia la ventana, parecía un trampolín hacia ese mundo que sólo yo conocía... Ese donde podía suceder todo lo inimaginable, y del que cuando dejé de ser niña logré rescatar algunas historias de faunos y mundos imaginarios donde amanece exactamente al revés...

Han pasado muchos años ya desde que dejé de ser esa niña; pero creo que aún veo al mundo de una manera diferente y eso me permite imaginar cosas que no existen en el mundo real...
Sonrío en medio de la oscuridad profunda, porque sé muy bien que aunque he crecido, todavía me escapo de cuando en cuando a ese sitio, porque algo de esa niña se mantiene en mi vivo aún... Es por eso que todo lo que tiene magia y las historias fantásticas me sorprenden con la misma fascinación que a los cinco años se descubre el mundo... 

En el mundo real no puedo volar como podía hacerlo en ese entonces; pero en días de estrés intenso sé que puedo volar con la imaginación y las letras, y tomarte a ti que me lees ahora de la mano para viajar juntos hasta ese punto donde es tan indispensable escapar, para de regreso plantar con mayor determinación y firmeza los pies sobre la realidad... 

P.D: Adoro los videos que reflejan las cosas que sueño e imagino desde entonces y a veces no sé como explicarlas...

Gracias a Lindsey Stirling porque a través de la música podemos seguir jugando a imaginar.

domingo, junio 28, 2015

La necesidad del tiempo...


"Cuando te regalan un reloj te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico.

Te regalan el miedo a perderlo, a que te lo roben, a que se caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que una es mejor que otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para cumpleaños del reloj".

-"Historias de Cronopios y de Famas" | Julio Cortazar | Ed. Minotauro, Bs Arg-

12:57 a. m. - No comments

De Los Iluminados y su Luz...


No todo "iluminado" aporta luz, no todo "sabio" sabe, no todo "meditador" medita, no todo lo que es "paz y amor" transmite paz y amor.

Todos tenemos "cola" que nos pisen. Por eso no hay que creer que somos más o menos que alguien. Sólo hay que aceptarnos, aprender de nuestros errores, ser felices y vivir. Con lo primero se da lo demás y no tenemos que andar corrigiendo a los demás, ellos también están en su proceso.

miércoles, junio 24, 2015

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 003.


"En Tú Única Vida: ¿De Qué No Te Quieres Perder?"... Día 003.
¿Qué deporte quieres practicar? 
Nosotros: • Ninjitsu • Patinaje sobre hielo • Skateboarding • Canotaje
Tú:
En realidad nunca me han llamado la atención los deportes, pero si tuviera que elegir alguno, sin dudarlo sería ciclismo, buceo o alguno que incluyera aventuras extremas.

P.D: Debería tomar más en serio cualquier práctica o actividad física por salud.

lunes, junio 22, 2015

Desconexión-Reconexión


Cada vez me gusta más el silencio y estar sola, pero por diversas cuestiones hacía mucho tiempo que no buscaba esos dos elementos fuera de casa. Sí... Sé que soy una mujer rara, si se toma en cuenta que no hago muchas de las cosas que realizan -ya no se diga las mujeres de mi edad-, sino el común de la gente; y la tarde de hoy fue uno de esos días en que necesitaba justo de eso, despegarme un poquito y todavía más de la "normalidad".

De unos años a la fecha, siempre tengo por costumbre, comprarme cosas, premiarme con algo o consentirme a mi misma como nadie más lo haría; y unas cuantas horas previo a salir del trabajo, recordé que hacia tiempo no salía sola a distraerme, a respirar aire... Pero más allá de eso, la idea era desconectarme para reconectarme conmigo misma.

No tenía nada planeado, ni una idea exacta en mente... Tan sólo de pronto tuve antojo de algo rico y lo primero que se me ocurrió fue ir al Parque Borunda, un punto de reunión para muchas personas en esta ciudad en donde vivo y donde de alguna forma he pasado mucho tiempo en distintas etapas de mi vida.


Cuando llegué el sol todavía estaba alto y con sus rayos muy fuertes; pero me senté a comer ese platillo rico que originó que mis pasos eligieran ese sitio como punto de destino, y lo primero que pensé fue que esa tarde era una especie de rencuentro conmigo misma, pero siendo personas distintas... La niña que cada tarde acompañaba a caminar a su abuela (cuando aún vivía); y terminaba sentándose junto a ella frente al monumento a la madre; así como la misma que corrió de un lado a otro junto a sus hermanos y compró juguetes a los vendedores que antes de que fuera zona peatonal ahí se apostaban.

También vi a la chica que tuvo sus primeras citas y aceptó salir con algún chico para llegar hasta ahí a tomar un elote o raspado; y me encontré además a unos cuantos pasos con la mujer que justo en ese mismo sitio dio su primer beso y se enamoró de quien fuera el hombre más importante en su vida.

Esta tarde fue como tener una cita con todas esas versiones de mi misma, quienes de manera casual o totalmente intencional se encontraron con la mujer que soy hoy.

No sé si a ti que me lees en este momento te haya pasado... Si en la ciudad en la que vives ahora o en la que has vivido desde hace mucho tiempo, exista un lugar que conoces y has visitado desde siempre, desde hace años, y un día así de buenas a primeras, llegaras sin planearlo para encontrarte con todas esas personas que tú has sido, pero en distintas etapas... A lo mejor cuando aún no te casabas y todavía no eras padre o madre; cuando tu visión del mundo y tus prioridades eran otras; y al encontrarte de pronto con ese "quien eres" en el presente, dejando de lado la nostalgia o las culpas, te sorprendes al descubrir que todas las cosas buenas o malas son pasajeras y que a pesar de que sigues frecuentando ese mismo sitio que puede casi no haberse transformado, pero con los años y la experiencia, la vida si te ha cambiado a ti.

Aún no se puede viajar en el tiempo, pero todas esas personas que de alguna forma hemos sido en distintas etapas, van siempre dentro de nosotros... dentro de mi, dentro de ti; y hoy yo necesitaba de manera prioritaria eso... Sentarme a comer en una de esas bancas, con esa niña, la adolescente, la mujer adulta y todas esas versiones de mi misma para en una especie de agradecimiento por haberme permitido convertirme en lo que soy ahora, agradecerles y contarles que soy yo en el presente y que necesito... Cuáles son las cosas que sueño y las que me atemorizan... Hablar de lo que quiero y de lo que ya no me hace bien.

No escribí nada en ninguna hoja de papel ni tampoco grabé ningún audio... Todo lo que pasó por mi mente y mi corazón en ese instante, lo anoté dentro de mi para convertirlo en todas estas letras que ahora tú estás leyendo...

Pensé en un montón de cosas... En lo que quiero hacer, las cosas que me detienen, pensé en este blog y en que hasta mi manera de escribir y las cosas que publico aquí han cambiado... Tal vez y tal como sucede en mi vida, esta sea una nueva etapa de Las Páginas Sueltas y de Colores... 

La verdad no sé... El futuro siempre es incierto, pero se debe intentar visualizar con esperanza; y mientras las cosas que se pueden resolver se solucionan yo necesitaba urgentemente de ese espacio para estar conmigo misma... No todo está como me gustaría, pero tampoco me quejo, porque la vida ha sido demasiado generosa... De verdad necesitaba mucho encontrarme, para hacer un alto, mirar más allá de mi y plantar mis pies bien donde deben estar...

A lo mejor a ti te hace falta algo de eso... Yo sólo sé que yo siempre necesito ese espacio para mi misma y nunca lo quiero perder.

Gracias por ese reencuentro... Mañana será otro día..

No me importa...


No me interesa saber cómo te ganas la vida. Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón anhela.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna.

Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores.

Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.

Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto.

Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma...

Quiero saber si puedes ver la belleza, aún cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: "¡Sí!".

No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste. Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacío.